El modelo del barrio

Carlos Tevez es un espejo para los más chicos. Hace años se ganó el apodo de "el jugador del pueblo" pero lo sigue reafirmando. Resignó millones de dólares en Europa para volver a Boca en el mejor momento de su carrera pero los más necesitados lo ven como un modelo a seguir. No sólo por su trayectoria destacada, sino porque los hace soñar con alcanzar la gloria en un futuro.

A Tevez la vida de los lujos nunca le quitó el sueño y jamás se olvidó del barrio. Ése que le enseñó a ser un hombre y conocer los códigos de la calle, como ha resaltado en más de una nota. Fuerte Apache fue su casa y la sigue siendo. Además de ser el pibe que tuvo una vida dura y llegó a ser exitoso, es el arquetipo de persona que los alienta a no dejar sus sueños olvidados.

Carlos Tevez con los chicos del comedor "Bichito de Luz". Foto: @BocaJrsOficial
La vida en un lugar de bajos recursos no es un viaje de egresados. Están los laburantes que se despiertan a las cinco de la mañana, los pibes que paran todo el día en la esquina, los chorros que salen a hacer alguna que otra billetera, los drogadictos que andan doblados a toda hora, los que juegan al fútbol en cualquier baldío o potrero, las amas de casa caminando con sus nenes por las calles angostas y demás. Así crecen los más jóvenes y -a veces- esa realidad marginal interfiere en la búsqueda de sus sueños. Es como si se desintegraran al notar la ausencia estatal y la estigmatización en general. Algunos buscan su salida corriendo detrás de una pelota y así le pasó a Carlitos. Por suerte. Porque podría haber terminado muerto en una esquina o robando por ahí. El fútbol lo salvó. Él lo afirma constantemente. En Fuerte Apache lo aman los de Boca, River, Racing, Independiente. Todos, en realidad. Porque es un tipo que no reniega de su pasado y que le gusta señalar de dónde viene. Sus festejos en la Juventus mostrando nombres de distintas villas, lo respaldan. Y es más que el simple "jugador del pueblo". Es un espejo al que anhelan parecerse en mayor o menor medida. Y no es sólo una ilusión. Tienen el ejemplo a la vista todos los domingos por televisión. Tevez, con su humildad a flor de piel, acepta que es un referente para los que viven como él en sus primeros años. Y lo justifica con cada paso que da.

El viernes por la mañana recibió en La Bombonera a 80 chicos del comedor "Bichito de Luz" de Fuerte Apache. Ni la lluvia frenó los colectivos escolares que los llevaron al Templo boquense. Recorrieron el estadio y entraron al vestuario -que tenía la camiseta de cada jugador colgada-. Además, se fotografiaron con algunos jugadores del plantel cuando finalizó la práctica. Incluso con su ídolo, claro. Un sueño de película. Muchos (por su corta edad) no habían disfrutado de su primera etapa en Boca. Carlitos cumplió uno de los tantos deseos de ellos: conocerlo. Y, a su vez, prometió abrirles las puertas de los entrenamientos y partidos a quienes tengan buenas notas en la escuela. "El estudio primero", le expresó a TeleféDe esa manera, junto a Boca Social, Tevez los incentivó para que no dejen de lado el colegio. 

Los chicos retornaron a su barrio felices y al canto repetitivo de: "Que de la mano, de Carlos Tevez, todos la vuelta vamos a dar". En la cabeza de esos chicos y otros tantos ronda el pensamiento de que pueden ser como él, ya sea en el deporte o en lo que se planteen. Tevez, un sinónimo de lucha y humildad.




Leandro Xabier Maimó

Soy Técnico Superior en Periodismo Deportivo. Me recibí en 2014 en ETER, escuela de comunicación. Tengo 21 años, y soy ateo y apolítico. Humildad ante todo.

0 comentarios: