Kobe le suelta la mano a su gran amor

El retiro anunciado el domingo pasado por Kobe Bryant, mega estrella de la NBA y Los Ángeles Lakers, repercutió por todo el mundo y lo hizo de una forma poco convencional. Muchos deportistas acuden a expresar su salida en una entrevista, tras un partido, en una conferencia de prensa o escenarios similares. Pero Kobe no. Él, siempre distinto -como lo fue en una cancha en sus mejores años-, buscó una manera romántica, triste y llena de melancolía para despedirse antes de tiempo. Escribió un poema que no fue dirigido al público, sino a su amigo fiel que lo ha acompañado desde hace más de 30 años: el básquet.

Kobe posando con los cinco títulos que obtuvo en la NBA
Kobe Bryant conoció el deporte gracias a su padre, Joseph, que también jugó en la NBA. Kobe desde la cuna mamó el amor por el básquet y tanto se abocó a el que ya quedó grabado en la historia grande de la mejor liga del mundo. Rompió récords constantemente y toda su vida deportiva la desarrolló en la misma franquicia: Los Ángeles Lakers. Pocos jugadores transitan toda su carrera en un mismo equipo y él es uno de esos pocos. En el draft, proceso de selección de jugadores, de 1996 fue elegido por los Charlotte Hornets y rápidamente lo cedieron a los Lakers. Ahí construiría su trayectoria llena de logros siendo uno de los jugadores más importantes de la historia "laker". Kobe conquistó cinco anillos en sus 19 temporadas anteriores. Alzó el trofeo de campeón en el 2000, 2001, 2002, 2009 y 2010. Siempre fue comparado con Michael Jordan por su estilo de juego, técnica y estilo aunque nunca les haya dado espacio a esas comparaciones. Kobe adoptó muchos de los movimientos del mejor Jordan e incluso le tocó marcarlo cuando daba sus primeros pasos. Por otra parte, entre sus récords están los 81 puntos que le propinó a los Toronto Raptors en 2006. Ese día metió 67 tantos en los últimos tres cuartos para la sorpresa de todos. Además, esa noche registró números extraordinarios: 21/33 en dobles, 7/13 en triples y 18/20 en tiros libres. Sólo Wilt Chamberlain lo ha superado con sus inigualables 100 puntos en una velada. Con el tiempo, Kobe siguió haciendo historia en la liga subiéndose al podio de los máximos anotadores de la NBA como el tercero y desplazando al mismísimo Jordan a la cuarta posición. El "Laker" adquirió premios y torneos para todos los gustos y hasta con el seleccionado estadounidense. Tuvo una vida deportiva llena de gratificaciones, su única problemática fueron las lesiones en los últimos años. Entre las temporadas 2013/14 y 2014/15 sólo jugó 41 partidos, la mitad de lo que dura una temporada regular. Su retiro era algo que se venía gestando, sólo restaba saber el día hasta que lo reveló.

Kobe Bryant resistiendo la marca de Michael Jordan
"Querido baloncesto, desde el momento en que empecé a formar balones con las medias de mi padre y a disparar imaginarias canastas ganadoras en el Great Western Forum supe que una cosa era real: Me enamoré de ti". Así comenzó Kobe Bryant su carta de despedida al deporte. "Jugué a pesar del sudor y el dolor no porque el reto me llamó, sino porque TÚ me llamaste. Porque eso es lo que uno hace cuando alguien te hace sentir tan vivo como tú me hiciste sentir", prosiguió el escolta angelino. El poema verso a verso demostraba el cariño y el dolor que había en cada palabra. Denotaba un amor sin límites que no se podía seguir sosteniendo. Los logros deportivos quedaban de lado y se sumían al sueño que cumplió desde niño: "Le diste a un niño de seis años su sueño de ser Laker y siempre te amaré por eso. Pero no puedo amarte obsesivamente durante mucho más. Esta temporada es todo lo que me queda para dar. Mi corazón puede resistir los golpes, mi mente puede soportar el esfuerzo, pero mi cuerpo sabe que es momento de decir adiós". "Nos hemos dado el uno al otro todo lo que tenemos y ambos sabemos, sin importar lo que haga después, que siempre seré ese niño con las medias hechas un bollo y el tacho de basura en la esquina: ´5 segundos en el reloj. Balón en mis manos. 5... 4... 3... 2... 1...´ Te amaré por siempre", sentenció la "Mamba"

Kobe Bryant tomó algo del legado que dejó Michael Jordan y atrapó a la generación tardía. Tardía porque no pudieron gozar de la magia que desplegó el gran "Air" Jordan a fines del siglo XX. Bryant sumó millones de adeptos en el siglo XXI mostrando condiciones similares a las del mejor jugador de la historia. Quedó a un anillo de igualarlo y lo superó en algunas estadísticas, como también ni se acercó en otros rubros. Nunca se planteó imitarlo pero las comparaciones no tardaron en llegar. De todos modos, Kobe escribió su autobiografía en el deporte con cada tiro encestado, con cada robo o movimiento peculiar. Se llevó aplausos, miradas, flashes, halagos, y mucho más. Incluso recibió el apoyo de Lionel Messi y Emanuel Ginóbili, dos estrellas  del deporte argentino. "Siempre es triste escuchar que un deportista se va a retirar. Pero Kobe Bryant quedará en la historia como uno de los más grandes y quien hizo con su magia que me interesara este deporte", confesó la "Pulga" en su cuenta de Instagram. Por otro lado, más sensato, "Manu" le señaló al diario Marca de España: "No me sorprende su anuncio. Eventualmente iba a suceder. Si no era esta temporada, iba a ser la que viene. Es uno de los mejores jugadores que haya pisado un parqué y el básquet lo va a extrañar". Cabe destacar que cuando debutó Ginóbili en la NBA le tocó la dura tarea de marcar a la estrella de los Lakers. Para la fortuna del bahiense, aquel día salieron victoriosos los San Antonio Spurs.


Los Ángeles Lakers atraviesan un proceso de transición con muchos jóvenes y con pocas chances de llegar a los Playoffs en esta temporada regular. Registran un pésimo récord, así que a Kobe le quedarían menos partidos en el calendario. Al totalizar los 82 juegos, seguramente, los Lakers comenzarán sus vacaciones y Bryant se despedirá del básquet. Sólo resta disfrutar y apreciar lo que le queda por dar a la "Mamba Negra" y esperar el día en que se vaya para siempre de una cancha. Probablemente seguirá ligado al básquet y a la NBA en sí, pero jamás lo volveremos a tener como un niño en un parqué dando todo por su amigo, el básquet. 



    


Leandro Xabier Maimó

Soy Técnico Superior en Periodismo Deportivo. Me recibí en 2014 en ETER, escuela de comunicación. Tengo 21 años, y soy ateo y apolítico. Humildad ante todo.

0 comentarios: